Nicaragua en "el peor contexto de la historia" para el ejercicio del periodismo, dice informe

Un mes después de la toma del poder por la policía, «La prensa es su lectora»

El golpe de la dictadura contra el diario La Prensa, cuyas instalaciones secuestró el 13 de agosto, tras el cual también secuestró a su director, Juan Lorenzo Holmann, obligó a los administradores, editores y trabajadores de los medios de comunicación a reorganizar su trabajo, con el apoyo de sus lectores

«La prensa está tratando de reagruparse luego del golpe de Estado que provocó la toma de sus instalaciones y la detención de nuestro director», dijo en una entrevista en el programa el periodista Fabián Medina, uno de los editores del diario. Esta semana, que se transmite en línea este domingo, debido a la censura televisiva de la Administración de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

El ataque del régimen se sumó a la falta de papel que han soportado durante meses, así como a «la crisis natural que están sintiendo todos los medios de comunicación en Nicaragua, tanto por la presión que ejerce la dictadura, como por las dificultades de hacer periodismo». en todo el mundo, como en el caso particular de Nicaragua ”, agregó.

“La Prensa son sus lectores, y ellos son quienes la apoyan, el primer mes después de la compra de La Prensa, las suscripciones digitales se han duplicado de lo que se producía tradicionalmente en el mismo período”, dijo Medina.

A pesar del apoyo de los lectores, el cierre ordenado por el gobierno del periódico impreso y la imprenta comercial obligó a La Prensa a despedir a decenas de trabajadores y periodistas durante la semana de la Fiesta Nacional, un proceso que el periodista afirmó y describió como «doloroso».

“Fue una decisión que todos sentimos, porque somos un equipo que La Prensa ha apoyado durante mucho tiempo, pero fue imposible. Es muy difícil mantener una nómina como la que teníamos, cuando las condiciones han cambiado abruptamente «, agregó.

El periodista insistió en que, si supieran que se vieron obligados a migrar del papel, «por razones de la propia modernidad», a la web, y por la presión que sabían que la dictadura ‘ejercería sobre ellos, hasta el punto de impedir les de seguir imprimiendo ‘, el periódico lo imprimió fue muy bien recibido. Nicaragua no es uno de esos países que ya no lee periódicos impresos. Todavía se estaba leyendo, y [esos ingresos] continuaron siendo una importante fuente de financiación para el periódico ”.

La República del Papel, ahora solo digital

Nicaragua se ha convertido en el único país del continente que no cuenta con un periódico impreso de distribución nacional, lo que se está convirtiendo en un gran déficit de información. Sin embargo, Medina considera el discurso oficial que el régimen aplasta a los medios de comunicación fuera de su propiedad, porque cuentan una realidad que ni siquiera sus partidarios creen.

«Hay un poderoso aparato de propaganda dirigido por el Gobierno, que quiere imponer una narrativa diferente a la que presentan los medios, pero la narrativa que manipulan es tan diametralmente opuesta a lo que vemos en la calle, y no es muy creíble . . Incluso sus propios seguidores saben que esto es propaganda, aunque habrá quienes se traguen toda esta información y la consideren cierta ”, calibró.

Medina también defendió que el periodismo puede continuar en estas circunstancias en las que no solo los periodistas son acosados ​​y perseguidos, sino también las fuentes, que temen las represalias que puedan sufrir por dar una entrevista o hacer una declaración.

“Se puede hacer, pero con gran dificultad. Este no es un fenómeno propio del diario La Prensa, sino de todos los medios independientes. Puede darse cuenta de que la gente tiene miedo de hablar, y por una buena razón. Hay personas que dieron una entrevista por la mañana y por la tarde ya están presos ”, recordó.

La Prensa, que el poeta Pablo Antonio Cuadra denominó “la República del papel”, y el fallecido expresidente de su junta directiva, el ingeniero Jaime Chamorro, rebautizado como “República Digital”, podrá celebrar su centenario el 2 de marzo. 2026, asegura Medina

“La Prensa tiene una increíble tradición de supervivencia, porque durante 95 años desde su fundación, ha sufrido golpes muy duros: se cerró, se bombardeó, sufrió dos terremotos, y siempre ha renacido como un espacio para estar”. la República del papel ”, el lugar donde confluyen las libertades, donde se recogen las denuncias, que funciona como un foro público en el que se exponen los problemas”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *