El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Los ausentes – Prensa Libre

La dominación del patriarcado es la marca oscura de una lucha atávica, mediante la cual las mujeres intentan ganar su independencia, cada vez con mejores armas, y construir una vida de libertad. Este eterno enfrentamiento no es una cuestión de costumbres o tradiciones, sino de una guerra de guerrillas liderada por un sector de la población -armado con todo tipo de armas: legales, físicas y doctrinales- contra otro que no tiene más que la certeza de su razón. Y así han pasado los siglos.

Para empezar a comprender la dimensión de este sistema de dominación, es necesario ir más allá de las apariencias y medir el enorme impacto en la vida de más de la mitad de la población del planeta. Esto se refleja no solo en la aparente violencia en el maltrato físico, social y psicológico, cuya presencia constante impide el pleno desarrollo de las niñas, adolescentes y mujeres adultas, sino también en la manera taimada en que son condenadas a la dependencia económica. a la influencia dañina de una visión de la maternidad y la familia, distorsionada y marcada por una autoridad ilegítima.

A partir de un patrón histórico de injusticia de tal magnitud, entendemos cómo las sociedades toleran el abuso, la tortura, la marginación y la crueldad extrema contra las mujeres por el simple hecho de ser mujeres. Solo eche un vistazo a las estadísticas donde se refleja de manera transparente cuán frágil es su estado y cómo se le impide tener un control total sobre su vida y su cuerpo. En países sumidos en el subdesarrollo, esta realidad es abrumadora y marca una visión aberrante de lo femenino como débil, física e intelectualmente, y naturalmente subordinado, tanto desde el punto de vista legal como de las doctrinas religiosas.

Así, todo intento de avanzar y despejar el camino hacia el pleno desarrollo del sector de la mujer ha encontrado los mayores obstáculos, incluso desde su propio ámbito. El hecho de que, después de ver la necesidad de conquistar toda la libertad con la ruptura, a menudo violenta, de los obstáculos religiosos, sociales y legales para ocupar un lugar en el mundo real, haya sido objeto de burla, rechazo y condena, es razón. suficiente para reflexionar sobre esta absurda estructura de poder. En el ámbito doméstico, profesional y social, las mujeres siguen ocupando un espacio sujeto a la condescendencia y corrección política y no a plenos derechos.

Este retrato no obedece a una visión distorsionada de la realidad. Este es un hecho patente en las aberrantes cifras de feminicidios, secuestros, desapariciones, trata y violación de niñas, adolescentes y mujeres, delitos con total impunidad que raras veces, o casi nunca, llegan a la etapa de investigación y condena pública. Están ausentes de sociedades indiferentes a su condición de seres humanos, con todo lo que eso implica de respeto, autonomía y capacidades. Son los que han experimentado el desprecio de sus compañeros y el abandono de la sociedad.

Detrás de este drama de injusticia está la eterna lucha por el poder. De là émerge l’énorme machinerie du patriarcat, dont la prééminence repose sur une autorité imposée par la force et les énormes avantages d’avoir à sa disposition tout un contingent de femmes capables d’apporter, par la force de la tradition, leur travail no remunerado. la riqueza y su infinita resistencia al dolor. La lucha por reclamar sus derechos se encuentra, por razones obvias, con una feroz resistencia.

El lugar de la mujer en la sociedad sigue siendo una cuestión abierta.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *